¿Cuántos cafés puedes tomar al día sin dañar tu salud?

[ad_1]

Los alimentos y sus propiedades y riesgos generan cada día cientos de estudios en todo el mundo. Y el café es uno de los mejores ejemplos: no hay semana en que no tengamos nuevas noticias sobre sus maravillosas propiedades para la salud cardiovascular, o de los demoníacos efectos que puede tener en nuestro sistema nervioso. Hay quien lo elimina de su dieta, siguiendo unas doctrinas, y hay quien afirma que pueden tomarse hasta 25 tazas, sin que suponga ningún problema para nuestro cuerpo.

De hecho, lo de las 25 tazas no es una exageración. Hace un tiempo un puñado de medios de comunicación se hacían eco de un estudio internacional que afirmaba que tomar 25 cafés al día, sí, 25, no se relacionaba con mayor riesgo para la salud cardiovascular. Se trata del estudio del Instituto de Investigación William Harvey de la Universidad Queen Mary de Londres, que se presentó en la conferencia de la Sociedad Cardiovascular Británica. Tras observar a 8.4000 participantes, determinaron que el consumo de café –hasta 25 tazas diarias– no se relaciona con mayor rigidez de las arterias, un factor de riesgo para el corazón.

Es una salvajada, y más cuando el estudio sólo ha mirado un marcador, el de la rigidez de las arterias



Julio BasultoNutricionista

“Me parece una irresponsabilidad hacer esa afirmación. 25 tazas son mucho café, y es muy probable que la persona que las tome no pueda dormir y tenga temblores. Es una salvajada, y más cuando el estudio sólo ha mirado un marcador, el de la rigidez de las arterias”, asegura a RAC1.cat el dietista nutricionista Julio Basulto. “Es como si le dicen al Barça que un jugador que está en el mercado sólo tiene 30 pulsaciones por minuto. Está muy bien, pero antes de ficharlo tendré que saber más, por ejemplo, cómo juega al fútbol. No puedo sólo mirar un indicador, y con el estudio del café ocurre lo mismo”.

En sentido escéptico también se pronuncia Aitor Sánchez, dietista nutricionista y tecnólogo de los alimentos (autor del conocido blog y de libros como Mi dieta cojea y Qué le doy de comer (Paidós)). “Ningún estudio como estos revoluciona, normalmente, las recomendaciones que ya existen sobre un tema, ni con el café, ni con la carne ni con las verduras. El café como tal, como bebida, es saludable si se toma con sentido común y la limitación va ligada a la persona que lo consume. Cada uno puede metabolizar de forma más lenta o rápida la cafeína, y por tanto puede afectarnos más o menos”.

Café en taza

Café recién servido 

Getty Images

Añade este especialista que se han publicado estudios que “vinculan el café con una menor mortalidad total, pero hay que saber el contexto: a veces hay un componente demográfico importante que no se está teniendo en cuenta. Por ejemplo, si son personas que salen a tomar el café en un bar muy a menudo, tienen un nivel socioeconómico medio o alto”.

¿Cuántas tazas se pueden beber al día?

Los estudios deben ponerse en cuestión. Pero seguimos dudando… ¿Cuántos cafés podemos tomarnos al día sin que sea perjudicial para nuestra salud? ¿Qué significa sentido común? Lo del café cada hora, por la mañana, para conseguir despertarnos, ¿es una tontería? “Tres o cuatro cafés al día es una cantidad que suele tener beneficios sin mostrar muchos efectos secundarios, salvo en población sensible”, apunta Sánchez.

En cambio, para Basulto “no hay ninguna prueba de que tomar café sea positivo para la salud. Para mí, saludable significa que da salud… No hay pruebas sólidas para afirmar que el café mejora la salud. Hay indicios que hacen pensar que quizás en el futuro veremos los riesgos y beneficios, pero de momento no existen pruebas sólidas sobre el efecto del café en el cáncer, la diabetes o los problemas cardiovasculares, por poner algunos ejemplos de enfermedades”.

Tres o cuatro cafés al día es una cantidad que suele tener beneficios sin mostrar muchos efectos secundarios



Aitor SánchezNutricionista y tecnólogo de alimentos

Sin embargo, si hablamos de qué cantidad de café puedo tomar sin que produzca efectos nocivos en la salud, Basulto se moja un poco más. “Un adulto sin patologías o contraindicaciones (como la hipertensión), puede tomar tres o cuatro cafés al día, y estamos bastante seguros de que no sería perjudicial. De momento, hay muchos estudios que apuntan a que sería seguro, y llegará el día en que estaremos al 100% seguros de esta afirmación”.

Respuesta:

Pueden tomarse hasta tres o cuatro tazas de café al día sin problemas para la salud. Siempre con sentido común, especialmente hipertensos y embarazadas.

El café es una buena fuente de antioxidantes

El café es una buena fuente de antioxidantes 

Getty Images/iStockphoto

Para Paloma Gil, doctora especialista en endocrinología y nutrición, sí que existe un estudio de referencia en la materia, publicado hace unos años en el New England Journal of Medicine, elaborado con más de 400.000 participantes de entre 50 y 71 años. Llegaba a la conclusión de que tomar café todos los días reducía las posibilidades de muerte por enfermedad cardiovascular, respiratoria, ictus, diabetes e infecciones. Los que bebían en torno a cuatro tazas de café al día reducían el riesgo de muerte por estas causas en un 14%. Aunque es cierto que se ha relacionado el consumo de café con la subida de la presión arterial, hasta tres o cuatro tazas de café al día parece que no son peligrosas. Concluye que “se aconseja un consumo moderado, no pasar de unas cuatro tazas de café al día”.

Existen otros factores y población de riesgo a tener en cuenta. Según Basulto, es necesario saber que el consejo es diferente para embarazadas. “Si no tienen preeclampsia, las embarazadas pueden tomar tres o cuatro cafés, pero hay que recordar que tiene un potencial abortivo, por lo que nunca se debe abusar”.

Una advertencia… El café va acompañado

Azúcar

Azúcar 

Getty Images/iStockphoto

Además, según Aitor Sánchez, “hay que tener cuidado con el consumo de café o infusiones, y debemos ser prudentes a la hora de dar vía libre, no sólo por los efectos que pueda tener, también porque normalmente es una bebida que suele acompañarse de azúcar. Todo lo que sea fomentar el consumo de café, sin contextualizar, puede ser muy mal interpretable”.

Lee aquí el artículo original de RAC1. 



[ad_2]

Source link

Leave a Comment