El camino al Oscar de El Poder del Perro

La idea de convertir la novela de Thomas Savage de 1967, El Poder del Perro, en una película estuvo dando vueltas durante años, pero nunca parecía despegar, hasta que la directora ganadora del Oscar Jane Campion obtuvo una copia.

Campion intuyó que el oscuro psicodrama de vaqueros podría ser una gran película, así que a mediados de 2018 le pidió al productor Emile Sherman que se reuniera con ella en un café de la playa de Bondi, en Sydney, para hablar de ello. “Jane tenía un verdadero brillo en los ojos”, dice Sherman, de 49 años, en una entrevista a través de Zoom desde su casa en Sydney. “El libro sonaba fascinante pero, para ser sinceros, habríamos hecho cualquier cosa que Jane quisiera”.

Sherman y Iain Canning, su socio en la productora independiente See-Saw Films, con base en Londres, habían trabajado con Campion en una serie de televisión, y despejaron su agenda el día siguiente para dedicarse al libro. 

“Fue una gran alegría no solo leer la novela…. sino también saber que la mejor versión cinematográfica de esta podría ser bastante extraordinaria”, dice Emile Sherman.“En las manos de Jane Campion tenías el potencial de un gran cine visual. Podría ser transformador (para el género cinematográfico del western)”.

Sin duda tocó un nervio cultural en la industria. La película, que se estrenó en diciembre en Netflix y en un número limitado de salas de cine, fue nominada a 12 premios de la Academia, entre ellos el de Campion como directora y el de guión adaptado. Se trata de un terreno conocido para ella, ya en 1994 fue nominada al mejor guión original y a la mejor dirección por El Piano; ganó el premio a mejor guión original.

El Poder del Perro está protagonizada por Benedict Cumberbatch en el papel de Phil Burbank, un brillante y cruel vaquero en conflicto que dirige el rancho más grande de Montana con su hermano George (Jesse Plemons), de voz suave. Después de que George se casa con la viuda Rose Gordon (Kirsten Dunst), un amargado Phil emprende una despiadada campaña para atormentar a su cuñada y a su artístico y estudioso hijo, Peter (Kodi Smit-McPhee). Los cuatro fueron nominados a los premios Oscar en actuación.

Visualmente, la película tiene mucho de lo que se espera ver en un western, incluyendo cielos amplios -con Nueva Zelanda sustituyendo a Montana- y un montón de hombres y ganado. Pero difícilmente es una película de vaqueros convencional, lo que refleja el hecho de que esta versión de un género masculino fue escrita y dirigida por una mujer y rodada por una directora de fotografía, Ari Wegner (también nominada al Oscar).

El resultado, dice Canning, de 42 años, es un western “subversivo” ambientado en la década de 1920, cuando los vaqueros de la vida real ya estaban al tanto -y eran influenciados- por los vaqueros del cine. 

“Existe esta idea de la mascarada, y lo que el cine de vaqueros había aportado al Oeste real en términos de definir cómo ser un vaquero, lo que significa ser un vaquero y ese elemento de masculinidad”, dice Canning, uniéndose a la entrevista en Zoom desde Los Ángeles. “Es un western, pero el aspecto fundamental de muchos de ellos es una pistola, y esta película no la tiene”.

La nominación a mejor película para El Poder del Perro es la tercera para Sherman y Canning, que ganaron el premio por El Discurso del Rey (2010) y fueron nominados por Un Camino a Casa ( Lion, 2016). Es un récord notable para la independiente See-Saw Films, una casa productora de 14 años con 35 empleados repartidos entre las oficinas de Sydney y Londres.

Los productores dicen que han conseguido mantener su independencia en parte aprovechando los incentivos gubernamentales que ofrecen el Reino Unido y Australia, desde Screen Australia hasta el British Film Institute, Channel 4 y la BBC. “Esto es crucial para mantener nuestra autenticidad y nuestro enfoque de la toma de riesgos”, dice Iain Canning. “Mitiga el riesgo en términos del dinero comercial”.

Después de empezar a hacer películas •suelen producir solamente una al año• See-Saw Films se diversificó hacia la televisión cuando empezó el auge del streaming. La compañía cuenta con Apple, Amazon, Hulu, Netflix y otros servicios como clientes o socios. 

“Tenemos la suerte de que ahora el mundo del streaming impulsó enormemente el apetito por los contenidos e inyectó una gran cantidad de dinero”, dice Sherman. “Es un mercado genial en este momento”.

El nivel de ambición y competencia en el mercado se hizo evidente cuando See-Saw y los demás miembros del equipo de El Poder del Perro, entre los que se encontraban sus compañeros productores Tanya Seghatchian y Roger Frappier, acudieron a Cannes para cerrar un acuerdo por la película en 2019. Varias compañías estaban entusiasmadas por comprarla, pero los ejecutivos de Netflix captaron la atención de Campion al pedirle que imaginara lo que podría hacer con más dinero y libertad que con sus proyectos anteriores.

Aun así, había dudas sobre sí Netflix podría ofrecer la majestuosa experiencia en pantalla grande para un western como El Poder del Perro. Una vez que la compañía de streaming dijo que podía organizar un estreno en cines para unas 200 pantallas en Estados Unidos, se selló el acuerdo, aunque difícilmente ha sido un éxito de taquilla.

Para las películas de prestigio de Netflix, como El Poder del Perro o su otra nominada a la mejor película, No Miren Arriba (Don’t Look Up), la función principal del estreno en salas de cine es garantizar que califiquen para que se consideren en los premios Oscar, no embolsarse el dinero de los boletos del cine. La película ya fue vista en más de 40 millones de hogares a través de Netflix.

Sherman y Canning señalan que las distinciones entre el cine y la televisión estallaron con el streaming, lo que les parece bien. “Ahora es el momento de las grandes historias. Solamente buscamos historias que sean distintivas, con voz, entretenidas y urgentes de alguna manera que puedan resonar en todo el mundo”, dice Sherman.

Por ahora, parece ser un buen momento para saborear. En una entrevista posterior, en una tarde soleada en Los Ángeles, Canning se detiene a reflexionar sobre la embriagadora experiencia de estar en Hollywood cuando una de las películas de su compañía está nominada a 12 premios Oscar.

El Poder del Perro es una película maravillosamente extraña, y ahora está en un espectacular en Sunset Boulevard”, dice Canning. “Fue algo surreal estar hablando con Jane después de la nominación y pasar por delante de un enorme espectacular de la película. Es un momento que parece un sueño”.

GAF

Leave a Comment