Establecen ruta hacia cobertura universal de salud en México

[ad_1]

Es imposible continuar con un enfoque de la atención en salud de hace tres años en el que se prioriza la especialización, que consume la mayor parte de los recursos: diabetes lo padece el 13 por ciento de la población, hipertensión arterial 25.5% y obesidad 33.3%, señaló Sergio Bautista Arredondo, director de Economía de la Salud y Evaluación de Sistemas de Salud del Instituto Nacional de Salud Pública.

Además, el 30% de pacientes con diabetes y 40% con hipertensión no han sido diagnosticados, explicó durante el foro virtual Salud Universal, Cobertura, Acceso y Calidad hacia un Nuevo Sistema Nacional de Salud en México, convocado por ese cuerpo legislativo, la Organización Panamericana de la Salud, Salud Justa Mx y la Coalición México Salud-Hable.

A raíz de la pandemia de covid-19 tememos que tales porcentajes hayan empeorado”. Para caminar hacia la cobertura universal de salud necesitamos dirigir mejor el gasto público para que los servicios estén donde se necesiten; mejorar la calidad, para que los servicios resuelvan las necesidades y mejorar la eficiencia, para evitar desperdicios y aprovechar los recursos, dijo.

“Nuestras instituciones han sufrido desgaste en exceso y en el financiamiento, pero también de corrupción que permeó desde las cúpulas de decisión hasta los mandos medios, además de que fuimos perdiendo nuestra cultura de la solidaridad, pero eso se acabó”, agregó la senadora Lilia Margarita Valdez Martínez, presidenta de la Comisión de Salud del Senado.

En tanto, Erick Antoni Ochoa, director de Salud Justa Mx habló de la desigual en la aportación del ingreso.

En el ejercicio del derecho a la salud debe relacionarse con condiciones de trabajo seguras, considerar la equidad de género y evitar el gasto de bolsillo de las personas, para lo cual deberá irse acotando la fragmentación de los servicios de salud, a efecto de terminar con la tremenda disparidad del gasto per cápita entre PEMEX e IMSS Bienestar, los cuales dedican 11.031 pesos y 1 mil 060 pesos, respectivamente por persona atendida (estudio del CIEP de 2020).

Propuso para acortar la brecha presupuestal del gasto en salud, la imposición de gravámenes contra externalidades negativas que dañan la salud, como sucede con los productos de tabaco (plantea jun aumento de un peso por cigarro), actualización del aumento a las bebidas azucaradas, incremento de impuestos a alimentos industrializados de alto contenido calórico, de contribuciones verdes en entidades federativas donde se produzcan mercancías que dañen la salud o el medio ambiente, además de establecer licencias estatales y municipales para e control de los puntos de venta.

La ruta está marcada, debemos organizarnos y garantizar el ejercicio del derecho a la salud en todas las personas y para ello habremos de incorporar las aportaciones de las escuelas de medicina y de enfermería. Recuperaremos la sensibilidad y el arte de consolar a quienes necesitan de nuestra atención, dijo la senadora.

Ruy López Ridaura, director general de Programas Preventivos y Control de Enfermedades, destacó al acceso, la evaluación de recursos, el desarrollo de políticas y a la evaluación como funciones esenciales de la salud pública.

Apuntó que éstas son un aspecto esencial en la transformación y el traspaso de los servicios de salud desde el Estado hacia la Federación. Añadió que tales funciones podrán asegurar la universalización de los servicios tanto individuales como poblacionales, con enfoque de derechos humanos, efectividad, eficiencia y calidad; que las reformas normativas y presupuestales deberán fortalecer el servicio nacional de salud pública, evitando su fragmentación.

Luego de indicar que más de la mitad de la población mundial no tiene acceso universal a los servicios de salud y que gran porcentaje de ella incurre en gastos catastróficos para sufragar su atención, Luis Manuel Encarnación, especialista de la Non Communicable Diseases Alliance, destacó el papel que juega y que cada vez puede jugar más la sociedad civil para apoyar las acciones de los gobiernos. Al efecto marcó cuatro tareas esenciales de las organizaciones sociales: la sensibilización, la incidencia, la investigación y la rendición de cuentas.

Citó a Tedros Adhanom Gebreyesus, director general de la OMS, quien ha dicho que al final la Cobertura universal de salud es una decisión política. Es la responsabilidad de cada país y gobierno nacional impulsarla.

En torno a los retos y posibilidades para lograr el acceso universal a la salud el Dr. Armando De Negri Filho, asesor especialista internacional en Sistemas y Servicios de Salud de la Organización Panamericana de la salud, enfatizó que ahora que la pandemia va perdiendo fuerza, será tiempo de retomar a la mayor velocidad posible, los procesos de mejora y caminar hacia el acceso universal a los servicios de salud, pero ello debe considerar como punto de partida que la salud es un derecho humano, no como sucede en Estados Unidos donde se plantea que la salud es equiparable a una mercancía, a la cual se accede mediante el pago de un servicio.

Datos de la OMS consignan que al contraer una persona una enfermedad no transmisible, de larga duración, al sufrimiento del paciente y de su familia se suma la pérdida de una o hasta dos fuentes de ingreso, al dejar de aportar el enfermo y alguno de sus cuidadores primarios, afirmó Jaime Barba Zozaya, empresario privado, paciente de enfisema pulmonar y adherente al Capítulo de Personas que Viven con ENT de la Coalición México Salud-Hable. Acentuó que el sistema de salud debe centrarse en las personas, no en las enfermedades y que las primeras han de participar en su tratamiento como coadyuvantes de la atención de los especialistas de la salud, pero también de participar en los procesos independientes de transparencia y rendición de cuentas.



[ad_2]

Source link

Leave a Comment