José María Cabral, un hombre de metas y éxitos

Santo Domingo, RD.

En cuatro semanas, José María Cabral dio vida a una película que refiere un momento oscuro de la historia nacional. Esta cinta se suma a una de larga lista de producciones nacidas de su talento como creador. En esta entrevista el lector podrá acercarse más a su manera de hacer cine y a su mirada hacia los temas del país.

¿Usted es dominicano 100 por ciento como los árboles de Gazcue?

Pero claro!! Y me encanta serlo. Por eso me he comprometido en contar historias muy dominicanas y tratar de llevarlas al mundo. Creo que nuestro país y nuestra cultura es muy rica y diversa para el cine, tenemos muchas historias que contar.

¿Se considera un provocador con sus películas?

Creo que una película debe provocar algo sobre todo en el espectador. Sacudirlo de alguna manera. Me gusta que la gente pueda entrar a ver una película y salir de otra manera distinta, puede ser una idea, un pensamiento, una posición, lo que sea. Pero sí, si una película no sacude la mata, le falta algo.

 ¿Qué se siente al dar el paso internacional en su carrera, y cómo valora los premios que ha recibido en transcurso de la misma?

 Cada reconocimiento es bien recibido, tanto de premios como del público pero sin pensar que el valor de un filme es equivalente a la cantidad de premios. Hay muchos caminos que puede tener una película para ser exitosa

¿Qué opinión merece el cine y la televisión que actualmente se hace en República Dominicana, y cómo ve el futuro de estos medios en relación con las nuevas plataformas audiovisuales tipo HBO Netflix, Sky?

 Cada vez estamos en más plataformas, afortunadamente Hotel Coppelia entró a HBO Max y ha sido vista por muchas personas, eso me gusta. Pero yo creo en las salas de cine, me gusta que la gente vea las pelis en pantalla grande y con buen sonido, sobre todo la experiencia de compartirlo en una sala oscura con desconocidos.

¿Cómo nos ven en el extranjero como país a través de nuestro cine?

Tenemos mucho tipo de cine, creo que poco a poco vamos armando nuestra identidad cinematográfica. Quizás falte un poco para poder hacer ese análisis, o quizás yo estoy muy sesgado como dominicano, como para poder ver cómo nos miran desde fuera. Lo que sí te puedo decir es que constantemente fuera del país recibo comentarios positivos del cine que viene haciéndose en República Dominicana.

¿Qué le falta al cine dominicano según su punto de vista?

Seguir creando! Vamos bien, queremos más cineastas contando sus propias historias!

¿Qué valoración puede hacer de nuestros actores y actrices?

Muy buenos! Aquí hay mucho talento, sobre todo gente que nunca ha actuado antes. Es solo salir y buscar, pero en este país el talento sobra.

¿Su cine hereda algo del neorrealismo como el hecho de trabajar con actores del pueblo común y corriente?

 A veces sí, a veces no, no es una regla. Hay obras en las que me gusta probar con lo orgánico de un actor no profesional, pero en otras necesito actores con experiencia. Cada cinta me pide algo distinto.

¿Cómo nació la idea de ‘‘Perejil’’?

Venía leyendo libros sobre la dictadura, y me topé con este hecho histórico que me impactó mucho. Viajé a Dajabón a ver si podía entrevistar a personas que recuerdan el hecho o tienen parientes que les han contado y, efectivamente encontré personas mayores que estaban muy pequeños pero tienen recuerdos, sus testimonios me marcaron y a partir de ahí empezó el proceso que luego escribí con otros autores.

¿Cuál fue el tiempo de filmación?

4 semanas de rodaje, pero mucha preparación meses antes.

¿Espera mejores resultados de “Perejil” en comparación con otras producciones de su autoría? Creo que cada película tiene su propio recorrido y hay que dejarlas volar. Yo he aprendido que no debemos hacernos expectativas, porque siempre quedamos de alguna manera cortos. La sorpresa es mucho mejor!

Nos referimos al intenso ritmo cinematográfico de sus producciones. ¿”Perejil” posee ese ritmo trepidante, intenso de sus filmes anteriores?

Sí, definitivamente. A mí me gusta la urgencia, cuando voy al cine necesito ver a un personaje al borde de un precipicio, no soporto la cotidianidad. Dejemos la cotidianidad para el primer acto, luego de ahí la muerte debe estar cada vez más cerca. No es por un asunto de querer ver los personajes morir, la muerte no necesariamente debe ser física, pero sí poner a los personajes en situaciones de peligro.

¿Cómo ha podido llevar sus películas a mercados tan importantes y disímiles como Cuba, Estados Unidos y España, por ejemplo?

Todo empieza por el recorrido en festivales, a partir de ahí tu obra comienza a ser noticia, vienen agentes de venta, te compran la obra, la llevan a mercados y empieza la venta a distribuidores de cine y streaming/ TV.

¿Qué piensa José María Cabral de José María Cabral? ¿Se considera una persona que se traza metas, o las metas lo trazan a usted?

Yo me trazo metas, necesito siempre tener un norte. Es importante mantenerme activo y con fechas trazadas, me gusta trabajar con presión, sino no hago nada. Por eso hago filmes. Soy cineasta como un carpintero es carpintero, esto es un trabajo de todos los días.

Leave a Comment