Muskiz pisa la alfombra roja en el estreno de la pelcula amateur ‘Halcn Crestado’

A donde vas, loca”, le espetaba una vecina a Ángeles Txanin, la propietaria de las bodegas de txakoli El Halcón Crestado al ver cómo la bodeguera conducía su vehículo como pollo sin cabeza por las calles del valle de Ménako, poniendo en riesgo la vida de más de un transeúnte. Su enrabietada forma de conducir era consecuencia de la vuelta al valle Sebastián Rainiero, dueño de los viñedos Grimalti, su competencia. Claro que la contrariada vecina que le recriminaba su agresivo comportamiento al volante no era otra que la alcaldesa de Muskiz, Ainara Leiba, quien, como cerca de un centenar de vecinos y vecinas de la localidad, no dudó en colaborar con este proyecto sociocultural emprendido por la productora local Talentosos Film en torno al cine.

Una apuesta que fue reconocida y aplaudida por Urko Olazabal, reciente ganador de un Goya como mejor actor de reparto en la película Maixabel, quien en un vídeo enviado desde Galicia –donde el actor bibaino pero empadronado en Muskiz se encuentra rodando una película– les transmitió su ánimo y simpatía por este film coral amateur del que ya ha podido ver el trailer. “Viva el cine”, gritó Olazabal a los actores y figurantes que han hecho posible esta nueva incursión de la productora muskiztarra en la cinematografía con destino al gran público después de Espino txoria.

El Halcón Crestado homenajea a la famosa serie norteamericana de los años 80 Falcon Crest y narra los líos que ocurren entre las dos familias más poderosas del singular Valle de Ménako y su enfrentamiento por poseer el mejor txakoli de la comarca. Por un lado, Angelines Txanin, junto con su marido Vicente Txankete, que poseen los viñedos Halcón Crestado, y Sebastián Rainiero, que ostenta los viñedos Grimalti, encabezan esta película coral en la que en palabras de su directora “predomina el sentido del humor”.

Tal para cual

En este sentido cabe destacar el papel de dos actores que se ganan al público desde el minuto uno en el que intervienen. Por un lado, la criada de la familia Txanin, Florencia, y por otro, el mayordomo, Lidio, un servicial ayuda de cámara que hace la vida imposible a Florencia. “La verdad es que nos lo hemos pasado fenomenal rodando la película”, atestiguaban Florencia –Mayte Sánchez– y Lidio –Txomin Rodríguez– dos de los pesos pesados de la producción que este primer sábado reunió a cerca de 500 personas entre el preestreno –al que acudieron los actores y figurantes– y la primera sesión para todos los públicos en la que se vendieron 274 entradas de las 317 disponibles. “Estamos muy contentas con el resultado”, aseguraban Aintzane Lertxundi y la productora ejecutiva y miembro del elenco actoral, Ana Badiola, quienes deseaban que el próximo día 30 de abril a las 18.30 horas el Meatzari Aretoa vuelva a sacar carcajadas como en el estreno. Un estreno que contó con una limusina rosa que trasladó al elenco principal y que contó con la inestimable colaboración del coro de los Txikiteros de Muskiz

La película, filmada exclusivamente con un teléfono smartphone y el apoyo de un dron, está plagada de numerosas anécdotas como la filmación de una escena en la playa de La Arena entre Tomás García (Sebastián Rainiero) y su mujer. “Rodamos a 10 grados de temperatura. Estaba más caliente el agua”, recuerda el Grimalti.

Leave a Comment