“Perejil”, la película que presenta una apertura a una conversación histórica

“No apartar la mirada a lo sucedido”. Este lema bien intencionado creó el género de películas sobre genocidios. En los festivales, en particular, se proyectan a intervalos regulares obras que recuerdan al público occidental los genocidios de los últimos siglos y revisten los terribles hechos, cuyos detalles apenas pueden imaginarse, en forma de largometrajes y, más o menos, los vuelven a contar, utilizando los medios de entretenimiento, como es el cine. .

Este es el problema menor, aunque la pregunta tiene mucho que ver con cómo se supone que funciona esto y si realmente tienes que hacer todo lo relacionado con el entretenimiento. Pero esa es una pregunta ética, por lo que está bastante pasada de moda, especialmente con un tema que es moral en sí mismo y parece tener ya su justificación.

Este es precisamente el error más grande: ninguna película se convierte en buena porque su tema es importante y su mensaje es socialmente aceptable o educativamente valioso.

“Perejil” cuenta la historia de la conocida masacre de Perejil, contada a través de la historia de amor de una mujer haitiana embarazada, Marie, y su pareja dominicana, Frank.

La película examina las ramificaciones de lo que José María Cabral, su director, describe como un genocidio.

La palabra no se usa con frecuencia en la República Dominicana para hablar de los asesinatos en masa, que históricamente han sido minimizados o descartados por los dominicanos.

Cuando Frank es advertido por un amigo de la infancia, Germán, que está en el ejército, le cuenta sobre la masacre pendiente contra los haitianos, Frank lo descarta como un rumor.

Marie escucha la conversación y sutilmente trata de traerla a colación; el mensaje que le da Frank es que no tiene de qué preocuparse porque él es dominicano. Sin saber del macabro futuro para su gente.

Tanto los haitianos como los dominicanos son asesinados y en algunos casos los militares que cometen los asesinatos tienen la misma piel negra que sus víctimas haitianas.

La decisión, dijo Cabral, quien leyó e investigó mucho antes de comenzar a escribir un guión para la película en 2017, fue mostrar el racismo detrás de la decisión.

El mayor problema con películas como Perejil es cómo mostrar lo que quieres contar. En una película sobre un genocidio, siempre habrá un lado que este en desacuerdo con la palabra y su significado, en este caso, los Trujillistas no lo verían así. 

Algunos en República Dominicana afirman que el incidente nunca sucedió. Mientras tanto, historiadores como Eduardo Paulino de Border Lights estima que entre 9,000 y 30,000 civiles, la mayoría de ellos haitianos, pero también dominicanos negros, fueron asesinados durante cinco días a principios de octubre de 1937.

Los cuerpos fueron arrojados al ominosamente llamado Río Masacre, que separa Dajabón y Ouanaminthe y que tomó su nombre de una masacre anterior durante la época colonial.

Después de los asesinatos de 1937, Trujillo prohibió a los periódicos escribir sobre lo sucedido y los historiadores no comenzaron a buscar respuestas hasta después de la muerte del dictador, 31 años después que comenzara su gobierno de puño de hierro.

Hay dos formas posibles de salir del dilema: una es el arte y la abstracción intransigentes, pero incluso eso no tendría un impacto lo suficientemente amplio y, por lo tanto, no habría alcanzado su objetivo. Queda la posibilidad de contar la excepción, el sobrevivir en medio del morir, pero de tal manera que no se olvide el horror y no se banalice su dimensión.

Steven Spielberg fue quizás el mejor en esto hace unos veinte años con La lista de Schindler. Perejil es también una historia cinematográfica basada en hechos reales, que al mismo tiempo se centra en una heroína atípica, clásica en el cine de Cabral, una mujer de acción que, contra viento y marea, quiere sobrevivir por ella y su familia en medio del horror de una manera muy arriesgada, pero extremadamente valiente.

La película de José María Cabral, quien en Hotel Copelia revisito una parte de la historia dominicana como fue la invasión norteamericana, desde una óptica muy particular, muestra cómo sobrevivir en esa noche era prácticamente imposible para los afectados. Perejil es una historia llena de suspense, con flujos y reflujos entre la esperanza y la desesperación con elementos de melodrama que lo acompañan y ciertos giros y vueltas que pueden ser predecibles para los espectadores experimentados, pero aún así efectivos.

Hay momentos en los que crees tener una idea de las dimensiones de lo que sucedió entonces en la frontera dominicana, pero la película se convierte rápidamente en una distracción. Spielberg se tomó mucho más tiempo para mostrar lo que se necesita contar, que hay miles de asesinatos en juego y que las historias de supervivencia son pequeñas en comparación con las grandes muertes.

Mostró la vida y la muerte en el área y se tomó el tiempo de confrontar a su héroe con un oponente adecuado en la figura del comandante del campo. Cabral transforma el enfoque de Spielberg y, muestra el horror de frente, crudo y con varios sujetos que representan el símbolo de la maldad.

El filme te prepara para lo que viene, despliega mucha atmósfera y recuerda las conversaciones mendaces, crípticas y resignadas.

Cuanto más se centra todo en la pequeña aldea y la figura de Claire, más real parece, el más puro y cruel enfrentamiento.

Me resulta interesante saber qué tipo de recepción tendrá esta película cuando se estrene en la ultranacionalista dominicana; por décadas hemos tenidos conflictos con nuestros vecinos de la isla, y no cabe duda que aún existen algunos hilos de desprecio hacia nuestros colindantes.

Sin lugar a dudas que la película abrirá debates, pero más que eso, me interesa mucho la apertura a una conversación, a una mirada sin señalamientos, a buscar una paz que posiblemente reconcilie. 

Leave a Comment