“Veo y aprendo”, el programa que busca mejorar la salud visual de niños en edad escolar « Diario La Capital de Mar del Plata

[ad_1]

MIRAMAR (Corresponsal). – Desde mediados de marzo se desarrolla en Miramar y el resto de las localidades del Partido de General Alvarado, el programa “Veo y aprendo”, el cual tiene como premisa la detección de patologías visuales en niños.

No obstante, existe un alcance mayor que pasa por eliminar la ceguera y discapacidad ocular por inequidades en el acceso mediante un proceso inclusivo y participativo, dando una mayor oportunidad de aprendizaje a los chicos para moverse con libertad e independencia y así mejorar su vida. Para esto, se busca visualizar tempranamente alteraciones visuales para facilitar su corrección entre 5, 6,7 y 8 años.

Paralelamente, quienes necesiten usar lentes se les otorgarán de forma gratuita, además de recetar la corrección y elegirán el armazón para los mismo.

Aquellos que requieran otro tipo de tratamiento serán asistidos en un centro oftalmológico de mayor complejidad por los mismos profesionales del programa.

Hasta esta semana, el equipo de trabajo profesionales había atendido 432 niños, de los cuales a 65 les fueron descubiertos inconvenientes de visión, alrededor de un 15%, que es la estadística habitual.

Deromedis

“La inmensa mayoría de los chicos que vimos hasta el momento tienen problemas que se llaman vicios de refracción, sobre todo astigmatismo y miopía. La idea es hacer una pesquisa de la agudeza visual en las edades donde se puede empezar a observar los principales inconvenientes en el ciclo escolar”, indicó a LA CAPITAL, el oftalmólogo Pablo Deromedis.

“Más allá del diagnóstico que es muy importante, lo principal es brindar una solución, por eso se le recetan y otorgan los anteojos, y en caso de ser necesario se recomienda un tratamiento”, especificó el experimentado profesional.

Dentro del análisis, lo observado por el equipo de trabajo es que los alumnos de escuelas del radio urbano tienen mayor acceso a controles, situación que cambia radicalmente en aquellos que habitan en la periferia o van a escuelas de carácter rural.

“Esa situación provoca que el diagnóstico de las dificultades se haga demasiado tarde, cuando se pasó la etapa de desarrollo visual o hubo atrasos considerables en el colegio. Por eso salimos a buscar casos y este accionar se repetirá durante todos los años para hacer un seguimiento a largo plazo y tratar de equiparar el acceso a una buena condición visual, clave para el desarrollo cognitivo de los chicos que van a poder aprender a leer o copiar del pizarrón sin mayores obstáculos”, remarcó Deromedis, quien comparte la actividad junto a su colega, Diego Zucchelli; y el técnico óptico Darío Berterreche, e integrantes del centro oftalmológico Comir.

Asimismo, el profesional destacó que lo principal con esta detección temprana, “es evitar una condición que se conoce como ambliopía, que es la falta de visión en uno o los dos ojos por falta de desarrollo, justamente por la no de estimulación a tiempo cuando surge algún inconveniente”.

“Otros casos menos frecuentes son los estrabismos y muchos menos cataratas o glaucomas congénitos”, concluyó Deromedis



[ad_2]

Source link

Leave a Comment